740 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Los que podemos hablar de cáncer, debemos hacerlo

Compartir
3 Apoyos

Enviado por Loli
Hace : 9 años 9 meses
Cáncer de :
Cáncer de mama

Ante todo quiero decirles que con mi testimonio no pretendo ser protagonista de nada. Mi único deseo es simplemente intentar ayudar a otras personas que como en mi caso, hayan pasado o estén pasando por este mismo problema.Sufrir esta enfermedad es una experiencia dolorosa, pero no siempre tiene que convertirse en la última experiencia.Siempre pensé que los que podemos hablar de cáncer, debemos hacerlo porque eso ayuda a los demás. El simple hecho de poder compartir una charla sobre este tema no hay duda de que nos ayuda a todos.Siempre merece la pena luchar, como sea y de cualquier forma. Las personas que no hablan de ello, no es porque no se atrevan. La mayoría de las veces no se habla por no hacer sufrir a las personas que, alrededor de ti y sin decir nada, lo están pasando peor que el propio enfermo. Sin lugar a dudas, no hay porque llevar un cartel en la espalda diciendo lo que tienes, pero tampoco hay que hacer de ello un tabú. Esta es una enfermedad grave, pero que en la actualidad se está convirtiendo en una enfermedad crónica como tantas otras.También es increíble cómo hay cosas que siempre nos han parecido terribles y de repente se convierten en tolerables, según la situación en que una se encuentre. Una vez más pude comprobar cuán relativo es todo en este mundo. Si estás sana y de pronto te dicen que van a ponerte quimioterapia, se te ponen los pelos de punta, y si estás enferma, se convierte en esperanza en menos de un minuto. Entonces compruebas cómo cambia la visión de la vida cuando estamos enfermos.La enfermedad me enseñó a restarle importancia a las cosas pequeñas y a ser menos quisquillosa. La enfermedad pone las cosas en su sitio, dándoles su justo valor, discriminando entre lo que es realmente importante y lo que no lo es. Aprendes a dejar de lado un montón de cosas que realmente no merecen la pena.Pero no hay que olvidar que se trata de una lucha y que todo lo que nos rodea , incluidas máquinas y pruebas molestas, están ahí para ayudarnos. Esto te motiva y te exige poner lo mejor de ti misma en el juego y en la lucha.Mientras tanto, te preguntas muchas cosas: ¿Cuándo estoy realmente curada? ¿Volveré a sentirme segura? ¿Que pasará con mi familia? Todas estas reflexiones no hacen sino reflejar nuestra pobre condición humana. También son reflexiones que nos hacemos cuando nos encontramos en crisis ¿No sería mejor desear que esta mejor disposición de ánimo fuera permanente? Tarde o temprano estas preguntas tendrán sus respuestas, pero mientras tanto no debemos permitir que el miedo nos impida vivir intensamente todos los minutos de nuestra existencia. Son momentos que nadie podrá robarnos. Hay que disfrutarlos.Tienes que asumir la lucha por la enfermedad. Pero en la enfermedad también están los medios espirituales, el afecto que te muestra la gente que te rodea y te quiere..., la oración propia y también la de los demás. Como católica practicante que soy, creo en el poder de la oración y lo he sentido. Se trata de saber que Dios te escucha con atención y de tener clara conciencia de que Dios no envía el mal y la enfermedad, aunque se sirva de ello para probarnos. Se trata de tener esperanza y de creer que alguien por encima de nosotros te ama y te ayuda.También os quiero decir, y de paso me aprovecho de estos medios para mostrar mi más sincero agradecimiento a tantas personas que me demostraron su comprensión y cariño, pues con familiares y amigos directos cuentas afortunadamente siempre y gracias a ellos es más fácil sobrellevar la lucha diaria. Luego hay personas conocidas que después de haber pasado un tiempo te paran y te dicen... !Oye ,mira, que no te quise decir nada, pero estuve pendiente de ti y recé para que todo te fuera bien!... Como pueden ustedes suponer, eso es muy gratificante y muy hermoso.Y ya por último, decirles que en el libro de Martín Descalzo "Razones para la alegría" dice que: "La felicidad raramente la regalan. Lo normal es que se construya con esfuerzo y muchas veces con dolor..."Muchas gracias por haberme escuchado.  

¿Quieres conocer otras experiencias?

Me llamo Pilar , tengo 45 años y os contaré un poco como ha sido mi experiencia desde que en mayo del año pasado me detectaron un cáncer de mama .

09-10-2017
0

Desde que conocí el diagnostico mi vida cambio.

23-03-2017
0

Fue un antes y un después. No soy inmortal. Y me enteré. Ya no me llevo el mundo por delante, el mundo me llevó a mí.

Sé que vengo bien, sé que estoy encaminada.

04-12-2016
0

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando