741 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Lo pillaron a tiempo.

Compartir
4 Apoyos

Enviado por Jesús Zazo de l...
Hace : 4 años 8 meses
Cáncer de :
Cáncer de próstata

Gracias a unas revisiones periódicas, animado por un prímo mío médico, descubrieron a mis 59 años que el PSA estaba altísimo. Yo no tenía el más mínimo síntoma, pero allí estaba agazapado. Era tan pequeño el cáncer que se necesitaron 3 biopsias para que por fin apareciese. Le doy gracias a mi primo por su consejo tan oportuno, y animo a todos los señores que puedan leerme que no dejen de hacerse el análisis a partir de los 45 ó 50 años. Un diagnóstico precoz es fundamental para atajarlo con altísimas posibilidades de éxito. Así que, al tiempo que se hacen el análisis anual para averiguar los niveles de azúcar, colesterol, etc., soliciten que añadan un análisis de PSA. Se lo hacen con la misma sangre que le han extraido para todo lo anterior.

En cuanto a mi experiencia antes y tras el tratamiento cáncer, como es larga, la dejaré para otro momento de este mismo mes. Prometido.

Comentarios

Imagen de Jesús Zazo de la Torre

Lo prometido es deuda, así que paso a relataros mi experiencia con el cáncer y las circunstancias que lo han rodeado hasta la fecha.
Acabo de cumplir 65 años y voy en silla de ruedas porque de pequeño tuve poliomielitis. Esto nunca me ha supuesto un obstáculo y he tenido una vida laboral muy activa. Estoy casado con una mujer fantástica, tengo un hijo, una hija y, desde hace 8 años, una nieta preciosa.
El cáncer de próstata lo detectaron, como ya os he dicho en el comentario anterior, gracias a un análisis de control, cuando todavía era lo suficientemente pequeño para atajarlo. Nunca ponderaré lo suficiente la gran importancia de un diagnóstico precoz. Señores, no les de apuro, puede irles la vida en ello, como me pudo pasar a mi.
Recién acabada la radioterapia, un buen hombre que me quiso ayudar con la silla me tiró al suelo, dándome tan fuerte golpe en la nuca con una plancha de hierro que, a los dos meses y medio, me quedé sin habla y sin sensibilidad en la mano derecha. Era un hematoma subdural crónico producido por el golpe.
Gracias a Dios no tuvieron que operarme para extraerme la sangre, sino que esta se fue reabsorbiendo por si misma; pero la cantidad de cortisona que tomé, más las pastillas para evitar estos episodios de tipo epiléptico, me produjeron efectos secundarios muy desagradables. No puedo decirlo taxativamente, pero quizá todo esto colaboró en la aparición de los ataques de ansiedad, el insomnio y la depresión en la que caí a principios de 2012.
Tuve que acudir a los servicios de psiquiatría, en donde me pautaron un tratamiento que fue efectivo, y que aún sigo tomando en su dosis mínima, pero tuve que poner mentalmente mucho de mi parte para salir de ese horror.
Los que hemos sufrido de polio cuando éramos niños, somos considerados luchadores natos, porque hemos tratado de destacar en aquello que nos hemos propuesto como metas en nuestra vida, teniendo que lograrlo a pesar de las dificultades en nuestra movilidad. Así que yo no podía dejarme vencer por este nuevo golpe (nunca mejor dicho) que me daba la vida. Antes al contrario, éste era un acicate para crecer aún más como persona.
En cuanto salí un poco de lo peor de la crisis, me ofrecí para dar clases de alfabetización a las personas mayores del pueblo en donde vivo, que no tuvieron la ocasión de aprenderlo en su infancia.
Dentro de muy poco comenzaré un par de proyectos que también propuse al Ayuntamiento, que lo ha aceptado, a saber: Un Club de Lectura y un Coro de Mujeres.
También, pensando en las personas necesitadas del pueblo, unos cuantos jubilados hemos alquilado un local en el que almacenamos y repartimos comida un día a la semana, a las familias que lo necesitan por causa de la escasez tan tremenda de trabajo.
Casualmente ayer me llamaron para pedirme que colabore en el próximo festival que organiza la Asociación de lucha contra el cáncer del pueblo. Como todavía puedo cantar, y no mal (perdón por la inmodestia), acepté encantado.
Así pues, queridos amigos, que no os arredren vuestras condiciones de salud. Seguro que algo podéis hacer que os proporcione felicidad y salud mental. Os lo deseo de todo corazón.
Por cierto, mi cáncer de próstata, gracias a Dios, está curado.
Un abrazo a todos.

Jesús Zazo.

¿Quieres conocer otras experiencias?

Mi experiencia desde que me diagnosticaron el cáncer y me explicaron el tratamiento a través de la Radioterapia, ha sido de una confianza total en el equipo médico (principalmente la Dra. Mateos).

30-04-2015
0

Hace más de tres años que me diagnosticaron y casi tres desde mi operación.

Es el único tratamiento recibido hasta el momento y, creo, estoy convencido, que va a ser el último.

01-08-2014
0

Soy Médico. Por lo tanto era conocedor de la importancia del estudio de PSA (antigeno prostatico) como medida de prevencion y diagnostico precoz del cáncer de prostata. 

01-03-2014
0

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando