741 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Grabé en el tronco de un gran árbol mi nombre y la fecha y me prometí que al año siguiente volvería para hacer lo mismo... porque yo me iba a poner bien

Compartir
4 Apoyos

Enviado por Susi
Hace : 7 años 7 meses
Cáncer de :
Cáncer de mama

Hola a todos, he leído muchas de sus historias tan parecidas a la MIA. Me ayudaron en los momentos más duros por eso les voy a contar un poco lo que yo sentí y siento….Hoy después de muchos meses vuelvo al instituto, como seguramente lo haré por mucho tiempo para que me indiquen los estudios de control que debo hacerme…eso es bueno. No hay que preocuparse pero si ocuparse…a mis médicos: Alejandra, (ginecóloga) Martín (cirujano y oncólogo) les agradezco que me hayan salvado la vida.Les confieso no fue fácil para mi aceptar la enfermedad, ni superarla. Me imagino que esto lo han oído muchas veces, pero tengo necesidad de contarles lo que me pasó…. el DIA que Martin me dio la noticia, cáncer de mama, no lo podía creer, hacia 30 días que había terminado los exámenes de control anual y todo había salido bien. Nadie vió nada. Y después me golpeé el pecho con una puerta, el pezón se puso duro, consulté al médico, una ecografía, una mamografía, la punción y ahí estaba. Primero sentí que el mundo se acababa para mi. Vi de pronto todo negro y perdí por mucho tiempo la noción de las cosas que hacía, ya nada me importaba, había perdido la esperanza, la fe, la alegría, el futuro no existía, no había proyección, sentía que todos me mentían, que me tenían lástima, todo se había transformado en nada, me sentía desvalorizada,… me sentía desesperada… con ganas de morirme enseguida... después, empecé a tener miedo de morir y también de vivir…. que contradictorio ¿no? en realidad era miedo a sufrir, a vivir mal….enferma…con el tiempo aprendí, entendí que la mayor parte de mi recuperación dependía de mi y me puse las pilas, me di cuenta que la virgen hizo que yo lo descubriera sola(al golpearme) , sino hubiera pasado 1 año hasta el otro control, y supe que entonces con su ayuda iba a tener la oportunidad de salvarme. Recé y rezo mucho. Hice todo lo que pude, un 20 de octubre de 2008 antes de hacer la primer sesión de quimio, fui a la costanera y grabé en el tronco de un gran árbol mi nombre y la fecha y me prometí que al año siguiente volvería para hacer lo mismo... porque ¡yo me iba a poner bien…y grabaría la nueva fecha…! despues me fui al instituto a hacer el tratamiento con Pancho, le agradezco tanto las charlas con que me levantaba el ánimo, los consejos, la carta que me dio…la cantidad de veces que me atendió por teléfono para tranquilizarme…todo. El cansancio de sus ojos no podían ocultar la ternura que me brindaba cada vez que me recibía…. después cuando volvía a casa hacia yoga, y cosas bellas, sembré semillas de flores frente a mi ventana y esperé y las ví nacer y crecer, pinté pájaros de cerámica y los colgué de los árboles del parque, hice “mandalas” para concentrarme en otra cosa, y  llené mi casa de grandes esferas de tergopol adornadas con miles de lentejuelas, que pegué una a una durante horas y horas, plateadas, rojas, fucsia… esferas de lucha, de tiempo, esferas de amor, y de esperanza… hice de todo un poco para salir adelante, terapia con mi psicóloga, sesiones diarias de energía, meditaciones, sesiones de kiropracia, leí muchos libros de autoayuda, visité al padre Ignacio y tomé su agua purificadora mucho tiempo, como dijo Raquel, fue emocionante sentir su abrazo protector; comí y como alimentos sanos, jugué con mis amigos, levanté barriletes con mi nieto, mi sol, mi luz…, salí a caminar, fui a bailar cuantas veces pude, disfrute, escribí, soñé y sobre todo sentí el apoyo incondicional y la ternura de mis hijos, mi nieto, mi nuera, mi esposo y también de mi madre, la que nunca me abrazaba y empezó a hacerlo. Fui feliz y también lloré cuando lo necesité, también me medicaron para que no estuviera triste….y con el tiempo salí a flote…. y cuando creía que ya todo podía andar bien…Un DIA Martín, cruzo los brazos sobre la panza y me dijo que me tenía que sacar el pecho… ahí le odié, le odié un montón, pero no a él, sino a lo que el me decía, se me derrumbo el frágil mundo que había podido montar en esos meses, me costó mucho aceptarlo, nuevamente estaba perdida, asustada, desesperada, no entendía nada, no pude tomar ni siquiera la decisión de si ponerme una prótesis o no y si era si, no podía decidir cual… lo tuvo que hacer él por mi. Perdón si fui muy mala paciente, pero para mi y mi familia fue muy duro, muy difícil, muy doloroso, la recuperación fue lenta, pero pude rearmarme, recé mucho, me aferré a dios y la virgen y a cuanto santo pude para no caerme….me puse en sus manos y sobre todo tuve el apoyo y la ayuda de mi esposo, sin el hubiera sido muy difícil, él es más que un esposo, un amigo, un hombro donde apoyarme, un pecho para llorar, una mano para sostenerme y un cuerpo para abrazarme..Se que la recuperación aun continua…. pero hoy…..tengo una vida, una vida nueva, distinta, más tranquila, más pensada, más sana de cuerpo y de alma, yo cambié mucho, pero no solo por fuera, sino por dentro, hoy vivo cada minuto de cada día con mi mejor sonrisa, agradezco a dios cada mañana al levantarme, me miro al espejo y me digo cosas bellas, agradezco cada lluvia, cada flor de los árboles que he plantado, no hago nada que me pueda hacer sentir culpa o remordimiento, no miento, no escondo, no hiero, no lastimo, no hago nada que pudiera hacer mal a alguien, primero porque no lo siento y después porque aprendí que esas actitudes también me dañan a mi…gracias a Louise Hey , a su libros, a su meditación “autocuración” que escuché todas las noches con el mp3 sobre mi almohada durante 4 meses…..He perdido algunas cosas, pero he adquirido y aprendido muchas otras… yo pensaba que antes vivía bien… y ahora comprendo que vivir bien es mucho más que vivir corriendo, que el trabajo es mucho más que doce horas de oficina y un buen cheque a fin de mes, que las vacaciones son mucho más que salir cuatro o diez días con el cuerpo y dejar la cabeza pegada a los problemas, que los momentos libres son para disfrutarlos, que los amigos verdaderos son los que se quedan a tu lado cuando estás triste…aprendí a perdonar y a pedir perdón, aprendí que dios es mucho mas que un crucifijo colgando en el pecho…aprendí que siempre hay alguien a quien puedo ayudar….y eso hace bien al alma. Aprendí que el tiempo es un amigo cuando se vive sin apuro… y lo más importante aprendí que nunca hay que bajar los brazos porque siempre, siempre hay una esperanza…. quiero agradecer a todos lo que de una u otra forma me han ayudado: agradecerles esta nueva vida que me regalaron, esta vida MIA que amo y que estoy cuidando. Gracias por ser tan buenas personas y tan buenos profesionales. Gracias por darme esta segunda oportunidad…. me siento totalmente tranquila y en paz… se que ustedes y dios me están cuidando... los quiero mucho… SUSANA ...

¿Quieres conocer otras experiencias?

Me llamo Pilar , tengo 45 años y os contaré un poco como ha sido mi experiencia desde que en mayo del año pasado me detectaron un cáncer de mama .

09-10-2017
0

Desde que conocí el diagnostico mi vida cambio.

23-03-2017
0

Fue un antes y un después. No soy inmortal. Y me enteré. Ya no me llevo el mundo por delante, el mundo me llevó a mí.

Sé que vengo bien, sé que estoy encaminada.

04-12-2016
0

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando