737 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Doy gracias a Dios por el cáncer

Compartir
13 Apoyos

Enviado por Eva
Hace : 6 años 9 meses
Cáncer de :
Seleccione

Siempre que digo esto la gente me mira y noto como piensan que no estoy bien de la cabeza... "Doy gracias a Dios por el cáncer". Si, si realmente parece una locura pero no es así, la enfermedad me ha enseñado a mirar la vida de otra manera, a valorar la sensibilidad, a ser empática, y a verbalizar mis sentimientos. Perdí en el intento aquello que, consideraba importante y que realmente era un sucedáneo, es decir todo lo que en mi vida era superfluo, los amigos que no lo eran, los agregados, mi obsesión por dedicarme a lo productivo y poco emocional. Gané la experiencia de reencontrarme a mí misma, con los míos, de valorar lo que realmente es importante para mí, mis hijos, mi marido, mi familia, los pocos amigos que estuvieron realmente a mi lado, mi soledad. Aprendí a despegarme de lo superfluo, a saber aprovechar cada minuto, o por lo menos intentarlo, la ayuda y solidaridad con los que realmente no pueden ser fuertes porque no tienen fe, o nadie a su lado que les haga ver que la fuerza hay que buscarla en uno mismo y en la entrega y el amor hacia los demás, en la generosidad.Cuanto más luchaba, mi entorno más se derrumbaba, por lo que tuve que ponerme el uniforme de fuerza, de aquí no pasa nada y como siempre puedo con esto y con más. Realmente, en mi interior sentía miedo, terror de no ver crecer a mis hijos pequeños, de no poder materializar mis sueños, de no ser abuela algún día, tantas y tantas ilusiones soñadas. Pasé por dos durísimas operaciones, dos solitarias radioterapias y después del tratamiento nada parecía funcionar. Mis médicos fueron sinceros y me hablaron con claridad de las posibilidades de éxito, en principio muy buenas, en la segunda operación, ya pequeñas. Sólo hasta que mi cabeza se concienció de cambiar el rumbo de mi vida, apareció la ansiada palabra por escuchar.... REMISIÓN. Mi vida cambió radicalmente, dejé la superempresa que dirigía, que me había apasionado durante los últimos quince años, dedique unos meses sólo a los míos, a buscar mi paz en el mar, en leer, en redescubrir a los míos, en cocinar, y en hacer muchísimas cosas terrenales, que hasta ese momento había olvidado y que realmente generaban mi fuerza. Después de eso, el mejor regalo, apenas habían pasado tres meses y en una revisión. ¡OH!, se obró el milagro, sí estaba embarazada, casi nadie daba crédito, y sobre todo, todos los amigos médicos no daban un duro por el éxito, la radiación estaba demasiado cerca. Como soy cabezota y contaba con la fuerza interior de la fe, el cariño y el amor por los míos y si nació, nació estupenda... Se llama Zoe, es Eva en griego, pero debe su nombre a que significa "GENERAR VIDA".A todo el que esté pasando por la enfermedad y con absoluto convencimiento hay que luchar, hay que amar, a uno mismo, a los demás y sobre todo pensar en la cantidad de cosas magnificas pendientes que tienes por hacer, que hay un gran número de personas como nosotros, esperando  que algún miembro de esta "comunidad de sufridores, supervivientes" nos estreche la mano para contarnos como lo pasó, como nos puede ayudar. Os adjunto dos fotos muy especiales para mí, el día que cumplí los 40 embarazada de mi "niña milagro" soplando las velas con mi hija mayor. Y la foto de estas navidades de Zoe disfrazada de "Rey Mago". Simbolizan la lucha, la esperanza y la recompensa a la fe, el amor, el cariño y la esperanza de haber recuperado lo esencial en la vida. Desde entonces, y dentro de mis posibilidades, ahora soy una mini empresaria de esfuerzos medidos, dedico mi tiempo a sobrevivir la crisis de mi sector luchando por mi pequeña empresa, a los míos, y a no dejar pasar la oportunidad de ayudar a aquellas personas que están pasando por la enfermedad. El pasado día 21 de Diciembre, el médico que hace más de cinco años me dijo que iba a ser una enferma crónica de por vida, me confirmó que ya me tenía que olvidar de la enfermedad. La verdad un alivio, porque hay veces que no calibran, calculan la importancia de la parte emocional. Hace cinco años aquellas palabras me hundieron y se quedaron grabadas en mi cerebro a fuego. Hoy me siento plenamente liberada, agradecida y dispuesta a colaborar con todas las personas que no sean capaces de encontrar su fuerza. Un abrazo para todos.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando