734 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Ira y rabia

Última actualización: 
11 de Marzo del 2013

Muchas personas sienten una gran rabia al recibir un diagnóstico de cáncer o incluso después de finalizar los tratamientos, porque no entienden por qué les ha pasado esto a ellos, porque consideran que es algo muy injusto,… Es posible que la rabia o el enfado surja también después de una mala experiencia con algún miembro del personal sanitario, como consecuencia de la falta de apoyo familiar o social, derivada de problemas económicos o laborales, etc.

¿Qué es la ira?

La ira, rabia o el enfado es una emoción normal en todos los seres humanos. Se trata de una emoción decisiva para la supervivencia, ya que nos activa y defiende en situaciones de peligro. Sin embargo, como otras emociones negativas, puede darse en momentos que no suponga un peligro real, o puede escapar a nuestro control, con lo que puede convertirse en un problema para la convivencia con los que nos rodean.

Las personas se sienten enfadadas cuando perciben que han sido objeto de un desaire o trato injusto, cuando otros han invadido su terreno personal, cuando se les impide o dificulta la consecución de sus objetivos, cuando se les lleva la contraria, etc. En definitiva, la ira aparece cuando la persona se siente provocada por algo que percibe como una ofensa humillante para sí, los suyos, o terceras personas.

La ira es un sentimiento que puede tener varios niveles, desde la irritación suave o la frustración hasta la furia o una explosión de ira. En una explosión de ira, la persona reacciona ante la injusticia u ofensa percibidas de forma repentina y violenta. Esta violencia puede manifestarse gritando, insultando, arrojando objetos, golpeando cosas, e incluso, agrediendo físicamente a las personas implicadas. Aunque, puedes enfurecerte contra objetos inanimados, situaciones frustrantes, o personas con las que tienes una relación puntual, lo más frecuente es que la ira se dirija hacia las personas más cercanas y con las que más te relacionas, es decir, pareja, padres, hijos, compañeros de trabajo o amigos.

¿Por qué es tan frecuente el enfado o la ira entre los que han superado un cáncer?

Los cambios y desafíos que suponen en muchas ocasiones la enfermedad pueden provocar rabia y enfado. Tú puedes sentirte enfadado por no poder hacer una vida normal, por no poder hacer todas las cosas que hacías antes de tener cáncer o por tener que acudir a las revisiones. Puedes sentirte mal físicamente ante los efectos secundarios derivados de los tratamientos. También puedes sentir rabia ante dificultades económicas, sociales, emocionales o cualquier otro problema derivado de la enfermedad o los tratamientos recibidos.

¿Qué consecuencias puede tener la ira?

Son muy numerosas las consecuencias nocivas de las explosiones de ira. Uno de los costes más frecuentes es el daño que causa a las relaciones personales, y precisamente a las relaciones que pueden tener más valor para ti como son la familia y los amigos.

¿Cuándo debo pedir ayuda?

Si sientes un malestar importante y una gran rabia en alguna de las áreas de tu vida relacionadas con la enfermedad, sus tratamientos o efectos secundarios (ocio, laboral, académica, familiar, etc.), acude a un profesional que te asesorará para que puedas decidir si quieres recibir tratamiento.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando