732 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Esperanza

Última actualización: 
11 de Marzo del 2013

Es posible que durante el proceso de enfermedad y tratamiento, incluso después, te resulte difícil mantener la esperanza. Sin embargo, vivir con esperanza y tratar de tener este estado de ánimo en tu vida puede ayudarte en el día a día y facilitarte ver el futuro con más confianza e ilusión.

Sin embargo, también debes saber que sentir desesperanza o tristeza no va a afectar a la posible evolución de tu enfermedad. No te sientas culpable por ello. Pero, eso sí, no dejes que este estado de ánimo forme parte de tu vida la mayor parte del tiempo ya que el modo en el que te enfrentas a la enfermedad influye en tu calidad de vida.

¿Qué es la esperanza?

Esperanza es una palabra abstracta que puede tener muchas definiciones, pero todas ellas tienen en común la creencia de que algo positivo, algo bueno está por llegar. La esperanza es un modo de pensar y de sentir, de creer y de esperar que es posible vivir en situaciones difíciles. La mayoría de las personas que han superado un cáncer han pasado por situaciones muy complicadas durante su enfermedad y los tratamientos, y día a día siguen afrontando otros muchos retos.

Pero a veces puede ser difícil sentir esperanza. O puedes pensar que la esperanza es importante, pero no sabes cómo tenerla. La esperanza es algo muy personal y muy diferente para cada persona. Puedes tener esperanza en la curación, en el día a día libre de enfermedad, en no tener dolor, en disfrutar cada momento con tu familia y amigos, en la investigación y avances médicos, en el equipo de profesionales que te atiende,… Hay muchas formas de sentir y tener esperanza y ninguna es mejor que otra.

¿En qué puedo tener esperanza?

Cada uno espera cosas diferentes de la vida. Probablemente cuando te diagnosticaron el cáncer esperabas que el tratamiento fuera el adecuado. Después de finalizar el tratamiento, esperaste que el cáncer estuviera en remisión completa.

Ahora que el tratamiento ha terminado, puedes esperar que la enfermedad no vuelva a aparecer, que puedas seguir con tu vida cotidiana, que puedas ver crecer a tus hijos, que puedas seguir organizando planes con tus amigos, que puedas tener un proyecto de trabajo, que puedas seguir disfrutando de tus aficiones, etc. La esperanza le ayuda a tener una visión del futuro y a sentirte mejor en tu día a día. Rodearte de tus seres queridos, de tu familia y amigos, te ayudará a sentir esperanza.

La religión también puede ayudarte a sentir esperanza. Puede ayudarte hablar con un consejero espiritual, con tu párroco o participar en grupos espirituales.

Finalmente, debes saber que los avances médicos y la investigación en el diagnóstico y tratamiento del cáncer ayudan a tener esperanza. La información actualizada, fiable y de calidad, puede eliminar muchos miedos y tabúes y contribuir a ver las cosas de una forma más objetiva y esperanzadora.

¿Cambia la forma de tener esperanza con el paso del tiempo?

La esperanza es flexible. Variará a medida que vaya cambiando tu vida o cambien las circunstancias que te rodean. A veces puede ser difícil tener esperanza cuando las cosas no salen como te hubiera gustado. El cáncer puede provocar mucho dolor e incertidumbre. Y en estos momentos, puede ser muy difícil tener esperanza. A pesar de ello, incluso si las cosas no van bien, la esperanza puede ayudarte a encontrar la fuerza para afrontar mejor los cambios, las malas noticias, etc.

Si sabes que algo que esperabas, finalmente no ocurrirá, puedes aprovechar para pararte y reflexionar. Será bueno para ti que trates de buscar esperanzas más realistas. Seguramente no puedas decidir cómo serán las cosas, pero si puedes decidir cómo enfrentarte a ellas.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando