737 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Claves para manejar emociones

Última actualización: 
11 de Marzo del 2013

Al acabar los tratamientos y cuando vuelves a tu vida cotidiana, pueden surgir sentimientos de tristeza, decaimiento o desesperanza.

Como probablemente ya sabes, el cáncer puede provocar muchos cambios físicos, psicológicos y sociales, algunos de los cuales pueden ser muy difíciles de aceptar: cambios en el aspecto físico e imagen corporal, sexualidad, laborales y económicos, miedos a la recaída, etc.

La adaptación a la enfermedad y a los tratamientos, así como a los cambios que pueden provocar, necesitará tiempo. Por eso debes saber que sentirse triste o decaído es algo normal en el proceso de adaptación. Sin embargo, también debes saber que identificar pronto estos sentimientos puede ayudarte a manejarlos antes de que sean más fuertes y te hagan más daño.

Lo  más probable es que la tristeza vaya disminuyendo con el tiempo y desaparezca a medida que vayas recuperando tu fuerza física, te vayas incorporando a tu vida cotidiana, busques nuevos intereses o actividades, etc. Sin embargo, si esto no ocurre, un profesional puede ayudarte a superar este proceso.

 

Cambiar el diálogo interno y pensar en positivo son las claves para mejorar tu estado de ánimo 

  • Infórmate. Muchos miedos están relacionados con la falta de información sobre la enfermedad. Intenta estar al día, si es lo que deseas, pero sin obsesionarte.
  • Vive el presente. Si piensas continuamente en lo que puede pasar en el futuro, te pierdes el día a día. Trata de poner todos tus sentidos en el aquí y ahora, sin dejar de lado los sueños y los proyectos.
  • Busca el lado positivo de las cosas. En la vida no todos los momentos son buenos. La clave está en aceptar los hechos que no pueden cambiarse con el menor grado de ansiedad o frustración. La serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas son las mejores armas para enfrentarte con éxito a los retos que te presenta la vida.
  • La perfección no siempre existe. No todo es tan perfecto como a veces uno pretende. Trata de encontrar un equilibrio. Te sentirás mejor.
  • Evita las comparaciones. Las comparaciones de cómo estás y cómo están los demás, de cómo son y de cómo deberían ser las cosas, de lo que te ha pasado a ti y no a los demás son perjudiciales para ti y para tu autoestima. Trata de ser tu mismo y aceptarte. Cada persona es única.
  • Habla de tus sentimientos. Expresa a tus seres más cercanos cómo te sientes, qué miedos tienes… Esto te ayudará a disminuir la angustia.  
  • Relájate. La respiración y la relajación favorecen el control de las emociones.
  • Pasea, baila, práctica algún deporte, alguna actividad física, etc. De esta forma aumentan tus niveles de adrenalina y serotonina, aumentando el optimismo y las sensaciones positivas.
  • Cuida tu imagen. Verse bien es una manera de sentirse bien. Intenta mejorar tu imagen regularmente y salir de casa.
  • Duerme bien. Es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo durante el día. No descansar por la noche, incide directamente en tu humor, te hace sentir cansado e irritable.
  • Valora tus logros y triunfos. Recuerda de vez en cuando 10 éxitos del día anterior. Aprecia y valora cada progreso y avance.
  • Confía en tus médicos y en los especialistas que te tratan y hacen tus seguimientos. Ten un médico de confianza con quien poder discutir sobre tu enfermedad, las dudas y preocupaciones, etc.
  • Y lo más importante… ¡sigue viviendo! De acuerdo, has tenido un cáncer… pero aún te quedan muchas cosas por vivir y por disfrutar. Relaciónate con la gente, mantén tus aficiones, aprende cosas nuevas y utiliza tu tiempo en realizar actividades agradables.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando