731 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Dolor

Última actualización: 
17 de Julio del 2013

Tener cáncer no necesariamente significa tener que sentir dolor, ya que no siempre es un componente asociado al cáncer.
Sin embargo, hay personas que sí lo padecen. Para ellas hay distintos tipos de medicamentos, diferentes maneras de recibirlos, y diferentes métodos en los cuales no se usan medicamentos que pueden ayudar a aliviar el dolor que sienten.
Si el dolor no se trata acertadamente, la persona puede sentirse cansada, deprimida, preocupada o estresada. Cuando la persona no siente dolor puede seguir llevando una vida normal en su trabajo, con su familia y amigos; puede dormir mejor, tener más apetito y mantener relaciones sexuales.

¿Qué causa el dolor en las personas con cáncer?
El dolor puede tener distintas causas:

  • El dolor puede provenir del propio cáncer (p.ej. si el tumor ejerce presión sobre los huesos, los nervios u otros órganos del cuerpo).
  • Procedimientos que se realizan para diagnosticar el cáncer.
  • Tratamientos del cáncer.
  • Otras causas no relacionadas con el cáncer (dolor de cabeza, dolor por tensión muscular, artritis).

Tipos de dolor después del tratamiento

  • Sensibilidad en el área de la piel donde recibiste la radiación.
  • Dolor o adormecimiento de las manos y pies debido a nervios lesionados. La cirugía o la quimioterapia pueden dañar los nervios. Esto se llama dolor neuropático.
  • Cicatrices dolorosas por la cirugía por cáncer. Dolor en un miembro o pecho extirpado. Los médicos no están seguros de por qué sucede esto, pero el dolor fantasma es real; no es “que se lo imagine”. Se han utilizado muchos métodos para tratar este tipo de dolor, como analgésicos, fisioterapia, los medicamentos antidepresivos y la estimulación eléctrica transcutánea del nervio (TENS, por sus siglas en inglés).

Para más información sobre el dolor y sus tipos puedes ver el siguente video:

http://www.imosalud.tv/video/el-dolor-en-el-paciente-oncol%C3%B3gico

 

Medicamentos que se utilizan para aliviar el dolor
Dolor entre suave y moderado:
Analgésicos no narcóticos: metamizol (nolotil) y antiinflamatorios no esteroides (AINES), como la aspirina y el ibuprofeno. Los agentes antiinflamatorios no esteroides pueden retardar la coagulación de la sangre, especialmente si usted está en quimioterapia. Dolor entre moderado y fuerte: Opioides (también conocidos como analgésicos narcóticos): Morfina, fentanilo, oxicodona y codeína. Los analgésicos no narcóticos pueden usarse junto con los opioides cuando el dolor es de moderado a fuerte.

“Dolor irruptivo”: Opioides de acción rápida: Descarga oral inmediata de morfina. Cuando el dolor es persistente, el opioide de acción rápida que alivia el “dolor irruptivo” debe ir seguido inmediatamente por un opioide de acción prolongada.

Dolor que causa ardor y picazón: Antidepresivos: Amitriptilina, nortriptilina, desipramina. Los antidepresivos también se prescriben para aliviar algunos tipos de dolor. Tomar antidepresivos no significa que usted esté deprimido o tenga una enfermedad mental. Anticonvulsionantes (medicamentos antiepilépticos): Carbamazepina, fenitoína, clonazepan, gabapentina,… pueden servir para controlar el dolor. Dolor causado por la inflamación: Esteroides (Prednisona, dexametasona) se usan para reducir la inflamación que por lo general causa dolor.

¿Cómo se dan los medicamentos para el dolor?
Pueden utilizarse distintas vías:

  • Oral
  • Parche transdérmico
  • Inyección: subcutánea, intravenosa, intratecal y epidural
  • Supositorios rectales
  • Bomba Analgesia controlada por el paciente (PCA, por sus siglas en inglés).

Tratamientos para el dolor sin medicamentos

  • Fisioterapia: la terapia física puede aliviar el dolor. El fisioterapeuta puede utilizar distintas técnicas: calor, frío, masaje, presión o ejercicio.
  • Abrazaderas: para limitar el movimiento de un miembro o articulación que le duele.
  • Acupuntura: utiliza agujas en puntos de presión para reducir el dolor.
  • Hipnosis, meditación o yoga.
  • Técnicas de relajación.
  • Bloqueo nervioso o cirugía.
  • Estimulación eléctrica transcutánea del nervio (TENS): Ésta es una técnica mediante la cual se aplican corrientes eléctricas leves a algunas áreas usando dos electrodos.
  • Distracción. Busca actividades entretenidas y que te gusten. Aprecia el buen humor y ríete tanto como puedas.

Cómo hablar del dolor con tu médico. Tu médico necesitará saber algunas cosas sobre tu dolor. Para ello:

  • Especifícale y señálale el sitio exacto donde te duele. Coméntale si el dolor se queda en un solo sitio o se mueve.
  • Coméntale cómo lo sientes: agudo, monótono, palpitante, constante.
  • Cómo de intenso es el dolor.
  • Cuándo comienza y cuánto tiempo dura.
  • Qué alivia el dolor y qué lo empeora.
  • Qué medicamentos estás tomando para el dolor y cuánto lo mejoran. Qué medicamentos tomaste en el pasado y si eres alérgico a alguno.
  • Cómo interfiere el dolor en tu vida cotidiana. Qué cosas no puedes hacer a causa del dolor.
  • Efectos secundarios.
  • Puedes diseñar tu propia escala para medir el dolor usando los números del 0 al 10 (si no tienes dolor es 0 y el peor dolor de todos es 10).

Algunas cuestiones sobre el dolor relacionado con el cáncer
Tienes derecho a aliviar tu dolor, y debes insistir en esto.

  • El control del dolor relacionado con el cáncer es parte del tratamiento.
  • Prevenir que el dolor comience o empeore es la mejor forma de controlarlo.
  • Informar al médico o a la enfermera sobre el dolor no es señal de debilidad. Tienes derecho a pedir alivio para el dolor.
  • Las personas que toman los medicamentos que los médicos les prescriben para el dolor relacionado con el cáncer raramente se vuelven adictas a ellos.
  • La mayoría de las personas no se “sentirán drogadas” ni perderán el control cuando toman los medicamentos para el dolor relacionado con el cáncer conforme a la prescripción médica.
  • Es posible controlar, o en la mayoría de los casos, prevenir los efectos secundarios de los medicamentos.
  • Tu organismo no se vuelve inmune a los medicamentos para el dolor.
  • Los medicamentos más fuertes no deben guardarse para “después”.
  • El dolor debe tratarse a tiempo.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando