732 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Efectos secundarios digestivos

Última actualización: 
11 de Marzo del 2013

La  quimioterapia y la radioterapia son capaces de destruir las células tumorales, pero también pueden afectar a las células sanas y como consecuencia aparecen los efectos secundarios, como por ejemplo las nauseas, vómitos, entre otros.

Ten en cuenta que en la mayoría de las ocasiones estos efectos son temporales y desaparecen tras finalizar los tratamientos.

 

 

 

 

 

Nauseas

Las náuseas y los vómitos, además de ser los efectos secundarios más frecuentes de la quimioterapia, suelen ser los más temidos.
Ten en cuenta que la frecuencia de aparición y la intensidad de los mismos dependen de los fármacos que se empleen, de la dosis administrada, del esquema de tratamiento y de la susceptibilidad individual.

Las náuseas y vómitos por quimioterapia pueden aparecer tempranamente (1 ó 2 horas tras la administración) o tardíamente (24 horas después del ciclo). Sin embargo, generalmente desaparecen en uno o dos días.

Con la radioterapia las náuseas y los vómitos sólo aparecen cuando la radiación se administra en el abdomen y suele ser debida al efecto  de la radiación sobre la mucosa del estómago o del intestino. Pueden aparecer pocas horas después  de la sesión de radioterapia. Y desaparecen a los pocos días.

Actualmente, la aparición de estos síntomas pueden prevenirse fácilmente con fármacos antieméticos (previenen o evitan la aparición de náuseas y vómitos).Habla con tu médico.

 

 

Recomendaciones claves que podrán ayudarte a sentir menos náuseas:

  • Reparte la comida en pequeñas cantidades, 5-6 veces al día.
  • A muchos pacientes el olor a comida les hace sentir más náuseas, por lo que es aconsejable que evites estos olores. Es preferible que mientras dure el tratamiento con quimioterapia o radioterapia, otra persona se encargue de preparar las comidas.
  • Elige alimentos con poco aroma como frutas, arroz, pasta.
  • Es aconsejable que tomes las comidas a temperatura ambiente o frescas, ya que las calientes pueden favorecer la aparición de náuseas.
  • Come despacio, masticando bien los alimentos.
  • Evita comidas ricas en grasas (frituras, salsas, quesos grasos, leche entera, etc.) ya que dificultan la digestión.
  • Bebe líquidos fríos a pequeños sorbos a lo largo de todo el día.
  • Descansa después de cada comida, preferiblemente sentado, al menos durante una hora.
  • Recuerda: No olvides tomar la medicación que le haya recetado el médico.

 

Diarrea

Cuando la  quimioterapia afecta a las células que recubren el intestino, el funcionamiento del mismo se  altera: el intestino no es capaz de absorber el agua y los distintos nutrientes y se produce diarrea.

La diarrea es uno de los  efectos secundarios más frecuente entre los pacientes que reciben radioterapia sobre el abdomen y la pelvis.

La intensidad de la diarrea es muy variable de una persona a otra. Influye la cantidad de intestino irradiado, la dosis que se administra y la susceptibilidad individual.

Suele aparecer durante la segunda semana de tratamiento y desaparece al finalizar el tratamiento. Aunque generalmente se controla con dieta en algunas ocasiones es necesario que el oncólogo radioterápico paute fármacos antidiarreicos.

 

Recomendaciones claves que pueden ser útiles en casos de diarrea:

  • Realiza dieta absoluta durante las 2-3 primeras horas de aparición de la diarrea para que el intestino descanse.
  • Pasadas 2-3 horas bebe líquidos, preferiblemente tomados en pequeños sorbos cada 5- 10 minutos, a lo largo del día.
  • Evita tomar leche, puedes sustituirla por derivados.
  • Cuando la diarrea comience a mejorar puedes tomar alimentos en pequeñas cantidades, con poca grasa (arroz, pollo o pescado hervidos, manzana asada, etc.).
  • No tomes comidas con mucha fibra, favorecen la diarrea y la flatulencia.
  • Evita las bebidas irritantes como el café o las bebidas alcohólicas.

Y recuerda: informa a tu médico cuanto antes.

 

Estreñimiento

Algunos fármacos empleados en la quimioterapia pueden reducir  los movimientos intestinales fisiológicos, por lo que se absorbe más agua de las heces y éstas se vuelven secas y duras. Además puede empeorar por la falta de ejercicio y por cambios en tu alimentación.

Es poco frecuente que con radioterapia se produzca estreñimiento, cuando aparece generalmente es debido a modificaciones inadecuadas de la dieta.

 

Recomendaciones claves para favorecer el tránsito intestinal:

  • Toma alimentos ricos en fibra, como pan o arroz integral, frutas, verduras, frutos secos, etc., ya que favorecen el tránsito intestinal.
  • Bebe líquidos abundantes a lo largo del día.
  • Realiza ejercicio físico suave todos los días. El más adecuado es caminar.
  • Procura fijarte  un horario para ir al cuarto de baño. No ignores la necesidad de evacuar el intestino.
  • Consulta con tu médico antes de tomar cualquier laxante.

 

Falta de apetito

Es normal que sientas inapetencia o falta de apetito durante los dos o tres primeros días inmediatamente después de que recibas el ciclo de quimioterapia. Pasados esos días recuperarás las ganas de comer y podrás seguir con tu alimentación habitual.

“Tienes que comer” será una frase que oirás durante esos días que comas menos. Evidentemente es así, necesitas ingerir alimento para recuperarte de la quimioterapia. Pero, mientras sigas inapetente, come lo que te apetezca y cuando te apetezca. Si un alimento te sienta bien, no debes preocuparte por su valor nutritivo. Sea el alimento que sea, te ayudará a mantener tu energía.

Sin embargo, esto sólo es útil para los 2-3 primeros días tras el ciclo de quimioterapia, posteriormente debes llevar una alimentación más sana y equilibrada, ya que alimentos muy ricos en hidratos de carbono o grasas te harán coger peso innecesario.

 

Recomendaciones claves que pueden ayudarte a manejar la falta de apetito:

  • Come los alimentos con mayor contenido energético y en proteínas en el momento del día que tengas más apetito
  • Si puedes, intenta andar unos minutos antes de las comidas ya que puede ayudar a estimular el apetito
  • Incluir alimentos con diferentes texturas y colores puede ayudarte a hacer el lato más atractivo y apetitoso
  • Beba fuera de las comidas principales para evitar sensación de saciedad. Por la noche si se despierta intente ingerir líquidos con nutrientes
  • Enriquezca los platos con la fonalidad de aportar el máximo número de nutrientes
  • Para evitar olores, es recomendable usar alimentos poco aromáticos y sevir la comida a temperatura ambiente

 

Cuando los alimentos no saben igual

Una modificación del gusto hace puede favorecer que el paciente deje de disfrutar de la comida, incluso puede llegar a resultarle desagradable, contribuyendo a la falta de apetito y la pérdida de peso.

Si éste es su caso, es aconsejable que cambies determinadas costumbres a la hora de preparar la comida.

  1. Prepara comidas con buen aspecto y olor agradable.
  2. Si te desagrada el olor mientras cocina, solicita que alguien lo haga en su lugar.
  3. Realiza enjuagues antes  y despuñes de comer para eliminar olores extraños. Hazlo con té, zumo de naranja, entre otros.
  4. Sustituye la carne roja por pollo, pavo o huevos, tienen un olor menos intenso.
  5. Evita la carne grasa, el ajo, el café, al cebolla y las vinagretas. Si además hay alteración del olfato, evita tomar alimentos de olor fuerte: fritos, coliflor, esparragos, que tiene un aroma penetrante.
  6. En el caso de que tengas sabor metálico, sustituye los cubiertos habituales por unos de plástico.
  7. Emplea especias o condimentos suaves en la preparación de las comidas, como por ejemplo perejil o limón.
  8. Sírvete la comida a temperatura ambiente ya que desprenden menos olor o elige platos que se preparen templados o frios

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando