740 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

El cáncer de testículos afecta más a hombres jóvenes

21-08-2017
Fuente: 
Propia

El mundo del fútbol volvió a sobrecogerse con la noticia de la recaída por un cáncer de testículos del jugador Yeray Álvarez, que ha pasado a formar parte del grupo de deportistas que en los últimos años han sido diagnosticado con esta enfermedad. El tirón mediático que tiene el fútbol ha permitido que conozcamos mejor la realidad que viven estos hombres, jóvenes, de 15 a 35 años, saludables y que tienen en común haber vivido muy de cerca la experiencia del cáncer. Es indudable que su popularidad ha servido además para que todos nos interesemos en saber más sobre un tipo de tumor del que aún no existen causas que determinen su aparición, y por lo tanto, la manera de prevenirlo.

El cáncer de testículos a apenas afecta cada año entre el 0,5 y el 1 por ciento de la población masculina, a unos 49.0000 hombres en todo el mundo. Un número no muy elevado de casos que por el contrario va en aumento en las últimas décadas en países occidentales. Un crecimiento en el número de casos que puede estar en un origen medioambiental y que coincide con el descenso de la fertilidad masculina.

A pesar de que no existen factores de riesgo concluyentes, existen algunas causas que si están claras para los especialistas. Es el caso de la criptorquidia que provoca que los testículos no desciendan hacia el escroto, la bolsa de piel que cuelga debajo de la base del pene y sobre el que la SEOM advierte que es motivo de alerta, en especial para los hombres que han padecido esta afección, ya que tienen más posibilidades de padecer cáncer de testículos.

Y entre otras posibles causas, están las de origen genético. Se estima que entre el 1 y 3 por ciento de quienes lo padecen pueden tener su origen en una historia familiar. Y en este supuesto los hijos y hermanos de quienes lo padecen tienen diez veces más probabilidades de padecerlo.

Y otros posibles factores como:

  • Infección por VIH
  • Carcinoma in situ. Uno de los tipos de cáncer de testículos que se detecta en hombres que se han sometido a una biopsia testicular debido a un problema de infertilidad, o a los que se someten a una intervención para extirpar un testículo por criptorquidia.
  • Cáncer en el otro testículo. No es habitual, pero entre el 3 ó 4 por ciento de los hombres que se han curado de cáncer en un testículo pueden padecer cáncer en el otro testículo.

Y si no existen demasiados factores claros que lo desencadenen, ¿cómo podemos estar alerta?

Síntomas del cáncer de testículos 

Ante cualquiera de los siguientes síntomas debemos acudir al especialista:

  • Si detectamos un bulto o masa en el testículo sin y con dolor.
  • Aumento del tamaño del testículo.
  • Sensación de peso en el testículo.
  • Y en raros casos puede provocar el crecimiento de las mamas debido al aumento de los niveles de la hormona gonadotropina coriónica, que afecta a su desarrollo.
  • Dolor de espalda y abdomen.

El buen pronóstico del cáncer testicular en fase inicial

En la actualidad no existen pruebas de screening o diagnóstico precoz en este tipo de cáncer. Por eso los especialistas coinciden en recomendar que estos signos o síntomas más comunes se difundan adecuadamente entre la población masculina, especialmente por los varones jóvenes. “Es importante que hoy día el hombre sepa reconocer estas señales, es una manera de prevenir y sobre todo de diagnosticar la enfermedad en un estadio inicial ya que tienen un excelente pronóstico, asegura el Dr.Carlos Garzón, oncólogo médico de GenesisCare.

Para cualquier tipo de cáncer identificar de manera correcta el estadio es fundamental para su abordaje, y el cáncer de testículo, no es una excepción. El estadio del tumor determinará la selección del tratamiento a seguir. “A día de hoy la cirugía sigue siendo la “piedra angular” del tratamiento en los tumores testiculares. Pero según, los “factores de riesgo de recaída” se pueden plantear tras la cirugía la administración de quimioterapia o radioterapia preventiva. Y en cualquier caso lo ideal es siempre un abordaje multidisciplinar, en el que intervengan urólogos, oncólogos médicos, radioterápicos, para generar el mejor enfoque terapéutico para cada paciente y adecuarnos a sus circunstancias médicas y personales”, afirma el Dr. Garzón.

La sexualidad es una de las preocupaciones más importantes de los pacientes con cáncer testicular, especialmente si se trata de un tratamiento quirúrgico en el que se ha producido su extirpación. Pero también los problemas sexuales después del tratamiento suelen estar provocados por la quimioterapia, radioterapia, a la medicación para el dolor, etc. En otras ocasiones se deben a reacciones emocionales como los miedos, la baja autoestima y los cambios en la imagen corporal, tristeza y depresión, dificultades en la relación de pareja. E incluso la esterilidad provocada por algunos tratamientos oncológicos puede provocar que algunas personas tengan problemas en su relación sexual al acabar los tratamientos.

Recomendaciones para mejorar las relaciones sexuales 

  • La sexualidad no sólo es placer. Es comunicación, intimidad, reproducción…
  • La sexualidad no es genitalidad. El placer está en todo el cuerpo y en nuestra fantasía e imaginación.
  • La sexualidad necesita de la comunicación. Expresemos nuestros deseos claramente.
  • La sexualidad también se puede aprender. Después de la enfermedad se inicia una nueva etapa a nivel personal, a nivel de pareja y posiblemente también en el sexo.
  • La sexualidad no es una carrera ni una competición: Debemos olvidarnos de ideas preconcebidas como “dar la talla”.
  • La sexualidad es flexible y no entiende de obligaciones. Lo importante es disfrutar durante la relación aportando ternura y sensibilidad. No se trata sólo de llegar al orgasmo.

El cáncer de testículo y la fertilidad

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden afectar la capacidad del hombre de procrear. Se ha detectado que en los pacientes con cáncer testicular en un recuento espermático sus niveles son inferiores a los normales. Un estudio se considera normal cuando se sitúa entre los 20 millones y los 300 millones de espermatozoides por milímetro. Por debajo de los 20 millones ya se considera que el hombre es subfértil.

En este tipo de tumor la mayor incidencia se da en hombres jóvenes, por lo que es necesario informar al paciente de su situación y ofrecerle la posibilidad de preservación del esperma, un procedimiento que suele durar entre una semana y diez días y que se realiza a través de la criopreservación o congelación. Y que suele ser sencillo, el paciente deberá dejar tres muestras para lo que deberá abstenerse de mantener relaciones sexuales entre 48 y 72 horas antes de a primera muestra.

Según los estudios, más de la mitad de los pacientes con cáncer testicular podrán tener hijos si se someten a las nuevas técnicas de fertilidad. Lubo Penev, Sergio Aragoneses, Lance Armstrong e Ivan Basso son algunos de los nombres conocidos que han contado públicamente esta enfermedad. Sus testimonios han servido para concienciar a otros hombres anónimos de la necesidad de estar alerta y poder prevenir este tipo de tumor, curable en un estadio inicial.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando