737 EXPERIENCIAS
Cuéntanos tu experiencia

Cómo mejorar la imagen corporal después de un tratamiento

04-11-2016
Fuente: 
Propia

A veces, las secuelas físicas y psicológicas después del diagnóstico y los tratamientos recibidos pueden afectar a la visión que tenemos de nosotros mismos, a la imagen de nuestro propio cuerpo y de su atractivo. No es igual de fácil para todo el mundo enfrentarse a ese tipo de cambios. Por un lado está la parte positiva de haber superado esta enfermedad y por otro comprobar que hay aspectos del cuerpo que no son como antes.

Afortunadamente, algunos de estos aspectos tienen solución: esos efectos, que podemos llamar colaterales. pero que son primordiales en nuestro ánimo se pueden atajar y resolver con actitudes y herramientas de las que todos podemos disponer.

Carmen Yélamos, Psico-Oncóloga y Directora de IMOncology Fundación nos explica-como ya hizo en el Máster y Experto Universitario en Cuidados Médico-Estéticos del Paciente Oncológico de la Universidad de Alcalá de Henares-  que la imagen corporal es cómo la persona se percibe a sí misma, imagina, piensa, siente y se comporta respecto de su propio cuerpo. Es “la imagen que forma nuestra mente de nuestro propio cuerpo. No está necesariamente relacionada con la apariencia física real, sino más bien con la actitud y la valoración que se tiene del propio cuerpo”.

Cuándo los tratamientos alteran el aspecto

Los enfermos con mayor riesgo de desarrollar problemas psicológicos y sociales son aquellos que presentan una mayor deformidad y disfunción física. El estereotipo de belleza impuesto por la sociedad influye notablemente en la percepción de la imagen corporal. Las personas tienden a valorar su cuerpo según estos criterios sociales. El resultado es una insatisfacción con el propio cuerpo que hace disminuir la autoestima, colocando a la persona en una situación de alta vulnerabilidad psicológica.

La clave está en el valor que otorgamos al cambio

Las alteraciones físicas no siempre son visibles para los demás ni tan exageradas para causar angustia. La clave está en el significado que le otorgamos a esa cicatriz, a ese miembro que no está o a esa disfunción que padecemos.

Hablamos de trastornos de la imagen corporal cuando la preocupación por el cuerpo y la insatisfacción no se adecúan a la realidad, ocupan la mente con intensidad y frecuencia, y generan malestar interfiriendo negativamente en la vida cotidiana. Es entonces cuando puede ser necesario acudir a la consulta de un psico-oncólogo que nos aporte las herramientas necesarias para manejar esta situación. “No todo el mundo tiene el mismo optimismo ni la misma habilidad para solucionar problemas”, puntualiza Carmen Yélamos. Percibir los cambios como oportunidades para el crecimiento personal es una actitud que, en ocasiones, hay que aprender a tener.

Cómo afrontarlo

La vergüenza, el miedo al rechazo de los demás y el malestar asociado pueden generar comportamientos de evitación y/o compensación hacia el cuerpo y hacia situaciones interpersonales como:

  • Conductas para ocultar y disimular el defecto
  • Evitar mirarse al espejo o mirar directamente la zona afectada
  • Cambio en el estilo de la ropa
  • Preguntas constantes para reasegurar que no se nota

Y esto puede llegar en algunos casos a manifestar conductas obsesivas, de evitación social y de aislamiento.

Por eso, la aceptación y el apoyo de familiares y amigos juega un papel clave para facilitar la aceptación de la nueva imagen corporal. El contacto físico, la cercanía, las señales no verbales de aceptación y agrado ante los cambios, son cruciales para generar emociones positivas asociadas a la nueva imagen.

Por otro lado  existen opciones muy válidas que ayudan a sentirse mejor y cada persona debe encontrar la que más se adapta a su forma de ser y de vivir. Nos referimos a recurrir a ropa especial (sujetadores, bikinis, bañadores, ropa deportiva…), prótesis adaptadas a las necesidades de cada persona,  aprender nuevas formas de arreglarse o cuidarse (maquillaje reparador, cuidados estéticos) y, por supuesto, la posibilidad de recurrir a los métodos de reconstrucción quirúrgica siempre consultando con los especialistas sanitarios más especializados.

Regístrate es Fácil y Gratuito

X
Puedes iniciar sesión con tu nombre de usuario o con tu dirección de correo electrónico.
El campo de la contraseña distingue entre mayúsculas y minúsculas.
Cargando